Alpinismo

 

Definición

Se le conoce con el nombre de Alpinismo al deporte en el que se practica la ascensión o la escalada de montañas que rebasan el limite de los 4,000 metros sobre el nivel del mar. El objetivo esencial de esta disciplina deportiva es llegar a la cumbre de una montaña, además de las grandes satisfacciones que a esto acompañan, como son: la libertad, la convivencia con la naturaleza, con todos sus privilegios y recompensas, sus responsabilidades y exigencias; pues si bien en el mejor de los casos nos llena de alegría, en los peores nos causa frustración, desaliento y penas, incluso hasta desastres.

 

Tipos de Ascensiones

En el Alpinismo se encuentran diferentes actividades:

Ascensión: La actividad única de ascender una montaña sin que ello implique una técnica depurada o equipo muy especializado. Se practica en pendientes de una inclinación menor a los sesenta grados.

Escalada en hielo: Cuando el terreno excede los sesenta grados de inclinación, se necesita de una técnica más especializada. Por lo general sólo hacen escalada en hielo aquellos que ya tienen una experiencia larga en pendientes de diferentes inclinaciones y que saben utilizar perfectamente su equipo.

Escalada mixta: Se habla de escalada mixta cuando se asciende en un terreno que implique escalar tanto en roca como en hielo. En este caso se utilizan elementos de escalada en roca tanto como de escalada en hielo.

Estilo alpino: Se habla de estilo alpino cuando se asciende una montaña en poco tiempo y con la menor cantidad de equipo posible. Es sólo la manera en que se asciende y no la técnica usada.

Estilo expedición: Cuando se asciende a una montaña con ayuda de varios campamentos de altura, además de una gran cantidad de equipo y de personas.

 

Historia

El punto de partida del Alpinismo es el 8 de agosto de 1786, cuando Jacques Balmat, llega a la cumbre del Mont Blanc, la cumbre más elevada de Europa, junto con el doctor Paccard. Por razones obvias, al haber surgido en los Alpes, la actividad de ascender altas montañas se denominó alpinismo. Sin embargo, era obvio que las cumbres terminaran alguna vez y entonces se produce una ruptura entre los alpinistas: unos, los escaladores, tienden a la filosofía de llegar a la cumbre por vías más difíciles cada vez. Ellos trazan rutas sobre laderas cada vez más difíciles y el punto culminante lo constituyen los llamados Tres Ultimos Problemas de los Alpes: las caras norte de las Grandes Jorasses, del Eiger y de la Punta Walker. Ellos, alpinistas que buscan la dificultad, son los innovadores de la técnica y de la filosofía. El otro grupo, los alpinistas de filosofía clásica, buscan nuevas montañas. Y como el siglo XVIII es el siglo de las grandes exploraciones, en las que el hombre buscaba el conocimiento del mundo que habitaba, se encontraron, gracias a la época en que vivían, montañas más allá de lo imaginado en las cordilleras del Karakorum y el Himalaya, donde encontraron las montañas más altas del planeta. Como se conocía poco de aquellas regiones en que se encontraban las grandes cumbres, los primeros himalayistas fueron verdaderos exploradores que narran desde la flora y la fauna del lugar hasta los glaciares y las penurias que deben afrontar en la montaña. La primera cumbre de más de ocho mil metros es alcanzada el 3 de junio de 1950 por Maurice Herzog y Louis Lachenal: el Annapurna, de 8,078 metros. El 29 de mayo de 1953, Edmund Hillary, neozelandés, y Tensing Norgay, un sherpa, llegan a la cumbre del Everest (8,848 metros) por el lado de Nepal. Las grandes cimas son alcanzadas: Nanga Parbat, K2, Cho Oyu, Makalu, Kangchengjunga... entonces se plantea nuevamente el viejo dilema: se acabaron las montañas, ¿qué hacer? Los montañistas actuales tienden a llegar a las cimas que todavía no han sido alcanzadas y a ascender a las montañas más famosas por rutas cada vez más difíciles. Un ejemplo de esto es la expedición a la cara noreste del Everest, dirigida por Chris Bonnington. Posteriormente, Reinhold Messner y Peter Habeler establecen la modalidad del estilo alpino.

 

Historia en México

En México, el Alpinismo se practicaba desde la época prehispánica, ya que los pueblos del Anáhuac llevaban ofrendas a los dioses que tenían adoratorios específicos en las montañas. En 1519, Hernán Cortés envió a un grupo al mando de Diego de Ordaz para "saber el secreto de aquel humo" que salía del Popocatépetl, pero no llegaron a la cima. Es hasta 1522 que el mismo Cortés enviara a otro grupo para obtener azufre, necesario en la fabricación de pólvora para conquistar y pacificar las tierras amplias de la Nueva España. Y así, les siguieron los frailes, comerciantes, científicos, diplomáticos y artistas. Desde 1980, los mexicanos han realizado expediciones al Himalaya, y han logrado en la mayoría de los casos la cumbre; hasta el momento, los mexicanos que han subido a un ocho mil son: Elsa Avila (Shisha Pangma), Lucio Cárdenas (UNAM: Gasherbrum II en 1992; Broad Peak en 1994), Ricardo Torres Nava (Everest, 1990) y Carlos Carsolio, con los 14 ocho miles !!!. También en las montañas nevadas de Sudamérica los mexicanos han logrado triunfos impresionantes: el Huantsán (1984), la cara norte del Huascarán (1988) y el Chacrarraju Oeste (1993). Aquí en México tan solo hay cuatro montañas nevadas: - Citlaltépetl: (del náhuatl citlalli, estrella, y tépetl, cerro, monte, montaña; literalmente: Cerro de la Estrella). La montaña más elevada de México (5,720 metros). Se encuentra en el límite de los estados de Puebla y Veracruz. Se le conoce como Pico de Orizaba. - Popocatépetl: (del náhuatl: popoca, humo, y tépetl, cerro, monte, montaña: Montaña que Humea) También conocido por el Pico de Anáhuac, es la segunda altitud en México (5,480 metros). Es el volcán activo más cercano a la ciudad de México. - Iztaccíhuatl: (del náhuatl: iztac, blanco, y cíhuatl, mujer: mujer blanca) Comúnmente conocida como Mujer Dormida, es la tercera cumbre de México con 5,240 metros. Está compuesto por cinco volcanes extintos de los cuales no se pueden encontrar ya los cráteres. - Nevado de Toluca: Volcán nevado que se encuentra en las cercanías de la ciudad de Toluca, en el Estado de México. Es el cuarto en altitud en México.

Equipo

Anillas: Cintas cosidas, de diversas longitudes que sirven para unir los anclajes a la cuerda.
Arnés: Sistema de anillas, cuerdas o ambas que se coloca en el cuerpo o la cadera de un escalador. Al arnés se ata la cuerda y es esto quien recibe la mayor proporción del impacto en una caída.
Botas: Calzado especial para montañistas. Existen diferentes clases: botas para alta montaña, generalmente de plástico especial y de suela rígida para poder escalar en hielo; y también hay botas para caminatas.
 
Crampones: Herramienta metálica que se coloca en la planta de las botas. Generalmente tiene doce puntas que se hunden en la nieve o hielo; de ellas, dos son las llamadas frontales y que se clavan en el hielo cuando se escala en paredes.
Cuerda: La herramienta principal de un escalador o un espeleólogo. Se fabrica de nylon. Una cuerda dinámica es aquella que está diseñada para absorber gran cantidad del impacto generado en una caída, por lo que es un tanto elástica; se utiliza principalmente por escaladores y tiene una longitud aproximada de 50 metros. La cuerda estática es aquella que no puede absorber el impacto; es usada generalmente por espeleólogos por su poca elasticidad. Su longitud varía desde veinte metros hasta

Empotradores: Conjunto de herramientas de escalada que se colocan en la pared sin la utilización de otro instrumento que la mano. Se comprenden en ellos: nueces, stoppers, camalots, friends y todo tipo de herramientas mecánicas que funcionan como anclajes.

Gogles: Lentes oscuros con protección a los rayos ultravioleta que se usan en alta montaña.

Mochila: Bolsa grande para la espalda, en la cual se lleva lo indispensable para cualquier excursión o escalada.

Mosquetónes: Herramienta construida básicamente de duraluminio y de forma clásica ovalada y con un pestillo (con el cual se abre) en uno de los lados. Sirve para unir anclajes, cuerdas, personas, arneses, etc.

Ocho: Herramienta con la cual el escalador se ayuda para descender a lo largo de una cuerda; y también para asegurar al puntero durante una escalada.
Piolet: Principal herramienta de un montañista. Sus partes son; regatón, mango y cabeza. La cabeza consta de una pica, una hachuela y una cruz, además de un ojillo.
Pies de Gato: Calzado especializado para escalar paredes, con suela lisa y completamente antiderrapante, ligeros y flexibles.
Tornillos para hielo: Protección metálica que se hunde en el hielo o la nieve muy dura a base de enroscarlo.

 

Técnicas de Ascenso  

La técnica de la alta montaña es amplia y compleja porque depende de la montaña que se quiera ascender, de la temporada en que se quiera hacer el ascenso.

En México los problemas no son tan complejos como en el Himalaya, así que se puede describir la técnica en tres grandes grupos. La ascensión a uno de los volcanes nevados se realiza contemplando principalmente el progreso individual, que consta del adecuado manejo del piolet y los crampones.

En el cruce de grietas, los movimientos de la ascensión no cambian en esencia. Los montañistas están dentro de una cordada que les da mayor seguridad en caso de caer dentro de una grieta. Los movimientos son muy cuidadosos y generalmente se avanza con lentitud.

Escalada en hielo, cuando el terreno excede los sesenta grados de inclinación, se necesita de una técnica más especializada. Por lo general sólo hacen escalada en hielo aquellos que ya tienen una experiencia larga en pendientes de diferentes inclinaciones y que saben utilizar perfectamente su equipo. La escalada en hielo requiere de equipo diferente al usado en una ascensión y la técnica varía mucho al grado de decirse que son completamente diferentes una ascensión que una escalada. El movimiento personal del escalador en hielo es imprescindible conservar el equilibrio dentro de la pared, para lo cual es muy útil: 1.- Mantener siempre tres puntos de apoyo. 2.- No perder, en lo posible, la verticalidad del cuerpo. 3.- Hacer recaer la mayor parte del trabajo en los pies y las piernas. 4.- Clavar la pica del piolet perpendicularmente a la superficie. 5.- Golpear las puntas de los crampones en el hielo de tal manera que se hundan las dos y no solamente una. 6.- Asegurarse de que tanto piolet como crampones están firmemente hundidos en el hielo antes de hacer un movimiento. 7.- Evitar siempre enredarse con cualquier clase de cuerda, ya se trate de la de cordada, las cintas de los crampones o las del piolet. El movimiento de cordada implica, además del movimiento personal, un movimiento de dos o tres personas como máximo. Para ello es necesario que una persona escale primero colocando tornillos para hielo como protecciones, llegue a un punto de reunión y desde ahí asegure a su o sus compañeros.  

 

¡Cuidemos al Everest!

 

 

Gobierno del Estado de Coahuila
Centro Siglo XXI Informática Educativa